4 diciembre, 2017

García Albiol: “La legalidad es el principal signo de confianza social y empresarial”



4 diciembre  2017.- El candidato del PP a la Generalitat y presidente del Partido Popular Catalán, Xavier Garcia Albiol, ha remarcado este lunes en el Círculo de Economía en Barcelona  la importancia de la legalidad como piedra angular para que la normalidad vuelva a Cataluña tras el 21-D, un escenario que solo se alcanzará con un gobierno de mayoría constitucionalista que “respete y apueste por la legalidad”, y en el que el PP juegue un papel de “equilibrio y garantía de centralidad”.

 

En la conferencia que ha pronunciado en el Círculo de Economía de Barcelona, el dirigente popular ha señalado que la legalidad será clave en el devenir económico, social e institucional catalán, pues “es el principal signo de confianza para la sociedad y el mundo empresarial”. Y es que solo volviendo al marco de la ley, Cataluña desembarcará en la orilla de “la tranquilidad”, propiciando los mimbres necesarios para que las empresas que han decidido marcharse de Cataluña puedan regresar cuanto antes.

 

De igual modo, García Albiol ha adviertido de que en las próximas elecciones del 21-D no solo está en el alero “el futuro de Cataluña y su estabilidad económica, social e institucional”, sino que también está juego “la estabilidad de España”.

 

El dirigente popular ha explicado que la importancia de la inminente cita autonómica con las urnas se extiende más allá de los límites de la comunidad autónoma: “Igual que Cataluña ha marcado la agenda de los últimos meses a nivel nacional, Cataluña estará también condicionando en los próximos años la estabilidad política, institucional y seguramente territorial de nuestro país”.

 

En su conferencia, García Albiol ha desgranado los principales ejes económicos y programáticos de su proyecto para Cataluña, que se asienta sobre tres grandes pilares -“sellar heridas, respetar la legalidad y hacer las reformas necesarias”, ha precisado-, y que, en líneas generales, tiene como gran objetivo cerrar “la etapa más gris y triste de Cataluña en los últimos cuarenta años”. “Vivimos una decadencia como nunca en Cataluña, una incertidumbre social, ya no digo institucional, y de marcado caràcter económico”, ha advertido, lamentando que una de las peores secuelas del proceso indepedentista sea que el tren de la recuperación se haya frenado en seco a nivel autonómico.

 

“Mientras nuestro país ha resurgido con fuerza, siendo el país que más crece en la UE -un 3%-, que crea más riqueza y puestos de trabajo, pues uno de cada tres empleos en Europa se crea en España, para desgracia de los catalanes nos toca vivir momentos de decadencia social, institucional y económica”, ha explicado, alertando que esa “brecha” se ha trasladado también a las calles y a muchas casas de Cataluña. “Un fenómeno insólito”, ha sentenciado, “y más en un pueblo como el catalán, que había afrontado con madurez las discrepancias”.

 

El camino del 21-D se bifurca en dos: “O se sigue avanzando por el camino de la independencia y la inestabilidad, o se apuesta por una mayoría constitucionalista, con un PP centrado y fuerte en el Parlamento catalán, que pueda garantizar una cierta tranquilidad y normalidad”, ante los vaivenes de fuerzas como el PSC o C´s, que son capaces de todo para llegar a acuerdos con Podemos, en las antípodas del PP.

 

Entre las prioridades de su formación, aparte de cerrar heridas y respetar la legalidad, está llevar a cabo “las reformas necesarias”, entre las que ha situado sus propuestas económicas, como la rebaja de la parte autonómica del IRPF, al tiempo que ha precisado que una eventual reforma constitucional debe contar con unos mínimos: qué, quién, cuándo, con quién y de qué manera.

 

“LA CONSTITUCIÓN NO ES UN CHICLE”

En declaraciones a los medios antes de la conferencia, el candidato popular se ha referido a la decisión del magistrado del Supremo sobre Junqueras, Forn y los Jordis, remarcando su respeto a todas las decisiones judiciales y lamentando que no se observe ningún “arrepentimiento” en ellos, pues “con sus argumentos demuestran que siguen instalados en el mismo relato de hace seis meses”.

 

“Es una decisión lógica”, ha continuado explicando García Albiol, “porque cuando uno muestra arrepentimiento debe ser sincero, y es irresponsable que ese arrepentimiento vaya acompañado de que no quieran declarar ante el fiscal o que la independencia la intentarán conseguir o negociar, como si la Constitución fuera un chicle”.

 

“Es evidente que estamos ante una persona que no transmite sinceridad, que miente y que lo que pretende es utilizar las circunstancias para poder salir de la cárcel”, ha zanjado.

Compartir

Facebook Twitter MySpace Technorati
Menéame Delicious NetvibesYahoo!